Limpieza facial

Se aplican productos limpiadores que limpian la parte superficial de la piel. Luego se abren los poros mediante productos especiales y vapor en algunos casos para drenar impurezas, cada piel (seca, grasa o mixta) necesitara productos diferentes.

ventajas

La piel queda preparada para aprovechar al máximo los tratamientos e hidrataciones. Con la limpieza facial profunda eliminamos toxinas y se reduce el acné, hay menos poros obstruidos y relajamos y mejoramos la circulación de la cara ganando textura y elasticidad.

¿En qué consiste?

Consta de varios pasos: higiene cutánea, desincrustante y vapor, limpieza con extracciones, exfoliación, masajes tonificantes y nutrición o hidratación facial, al final se puede usar ultrasonido o corriente galvánica o alta frecuencia, para desinflamar la piel y para penetrar productos.

Tiempo

Puede durar desde 50 minutos hasta una hora y media . El mínimo es una vez al año, esto va a depender de cada tipo de piel. Una piel normal puede realizarse una limpieza facial cada tres o cuatro meses, las pieles maduras, muy grasas o muy secas necesitan más ayuda por lo que deben hacerse una cada seis u ocho semanas.