Microdermoabrasión con punta de diamante

La microdermoabrasión con punta de diamante es un peeling mecánico que estimula la renovación celular provocando un efecto rejuvenecedor. Las células muertas se barren y se succionan con el aplicador, se estimula la producción de nuevas células que generan un efecto rejuvenecedor ya que la piel queda más suave, luminosa y libre de impurezas.

La técnica consiste en la aplicación de unas piedras con puntas de diamantes de distintos grosores dependiendo del grado de exfoliación que se quiere provocar, puede ser más suaves para pieles delicadas y mas abrasivas para manchas, cicatrices o piel con queratosis, las sesiones de la microdermoabrasión no son dolorosas y se puede volver a la actividad normal el mismo día, usando protector solar luego de la sesión.

Puede ser combinada con la limpieza facial profunda, así como con hidrataciones profundas. Los principales objetivos son disminuir las arrugas y líneas de expresión finas, la queratosis, los poros dilatados y las pigmentaciones.